Geoceldas en la construcción de muros contención

Geoceldas en la construcción de muros contención

La utilización de geoceldas es amplia tanto en ingeniería civil como en bioingeniería del paisaje.

El empleo de los sistemas de confinamiento celular o geoceldas es el refuerzo superficial de suelos para usos medioambientales de control de erosión y restauración vegetal, rellenando sus estructuras reticulares con substratos orgánicos y fértiles que faciliten la implantación de la vegetación en taludes y márgenes de ríos, así como también para usos constructivos de las infraestructuras en la formación de pavimentos permeables y flexibles o el revestimiento o formación exterior de muros de contención.

Geoceldas en la construcción de muros contención

La construcción de muros de contención de tierras tiene múltiples aplicaciones tanto en la ingeniería civil como en la bioingeniería del paisaje en la estabilización de terraplenes, con las que permitir explanaciones tanto en la base como en coronación de los mismos; o de desmontes, mediante muros de repié para sanear inestabilidades o disminuir la pendiente de caída libre del talud; o en encauzamientos, en la formación de taludes estables donde fijar vegetación que defienda las márgenes ante las crecidas.

Las geoceldas obedecen siempre a unas especificaciones concretas, que son especialmente importantes tener en cuenta en el diseño y construcción de muros de contención. De entre estas especificaciones son básicas la altura y la densidad de las celdas o número de ellas por unidad de superficie (por m2), además de permeabilidad entre las mismas, material constructivo y modo de pegado o de adherencia entre las celdas.

Geoceldas en la construcción de muros contención

Así, para el diseño y construcción de un muro de contención, tras los cálculos estructurales necesarios, será preceptiva una correcta especificación técnica de la geocelda para las cargas que ha de soportar el muro, y una buena práctica constructiva básica tal como es:

  • Limpieza, compactación y nivelación de la base del muro.
  • Utilización de un buen material de relleno y su adecuado extendido y compactación.
  • Separación entre capas mediante un geotextil o una geomalla de drenaje o refuerzo.
  • Empleo de tierra vegetal en la celda vista del muro para facilitar la implantación vegetal.

Con todo ello, con el empleo de geoceldas los muros de contención en la infraestructuras suponen un elemento constructivo permeable, flexible, estable, biodiverso y sostenible ya que emplea mayoritariamente recursos del entorno de la obra con el mínimo coste energético.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies