Una de las consecuencias más inmediatas y graves que ocurren tras los incendios forestales, es el arrastre de las cenizas y de los suelos desnudos de vegetación hacia las vaguadas, que en forma de sedimentos se concentran en los drenajes naturales de las laderas forestales, como son los barrancos, ramblas, arroyos y ríos; colmatándolos, disminuyendo la infiltración, atorando pasos inferiores de caminos, desviando los cauces, creando otros nuevos, etc. con el peligro consiguiente de pérdida de vidas humanas y gran afección económica a las infraestructuras.

Ante ello, se recurre de forma lo más inmediata posible a la construcción de albarradas y diques en piedra, se siembran las superficies afectadas, y cuando se dispone de material vegetal se realizan estructuras a modo de fajinas y empalizadas de madera, triturando los restos que actúan de mulch o acolchado protector del suelo.

El problema se plantea cuando no existe material vegetal tras el incendio o no se dispone de él en cantidad suficiente, y se tiene que actuar con rapidez para evitar males mayores.

Por otra parte, es preciso encontrar el punto de equilibrio entre aprovechamiento de los recursos forestales de nuestros montes, y sostenibilidad de los mismos, para lo que la utilización de las fibras forestales en el control de la erosión es un hecho y una posibilidad pendiente de desarrollo en Europa.

La propuesta de Bonterra Ibérica consiste en la utilización, donde no existe material vegetal disponible in situ tras el incendio, de materiales prefabricados naturales (mantas o mallas orgánicas, y biorrollos o fajinas orgánicas), que constituyendo soluciones de fabricación industrial, son rápidas de conseguir en cantidades suficientes para actuaciones de emergencia, de gran facilidad de manejo e instalación, y de probada eficacia en su resultados. Prueba de ello han sido las innumerables actuaciones que con este tipo de productos se vienen realizando desde hace más de 10 años en USA, y el reciente interés que han despertado estas actuaciones en la región del Alentejo (Portugal).